Camarín de Santiago Caballero

[toc]
El Camarín de Santiago Caballero es la más pequeña de las Capillas hoy destinadas a la veneración de una imagen.  Su reducido tamaño hace que no se pueda acceder ni circular por él. Imposibilita también la colocación de cualquier tipo de retablo. Alberga solamente una estatua ecuestre del apóstol Santiago en su iconografía de Santiago Caballero o Matamoros.Iconográficamente, Santiago caballero o matamoros hace referencia a la milagrosa intervención de Santiago a lomos de su caballo blanco en la Batalla de Clavijo. Según la tradición, la legendaria batalla tuvo lugar en los albores de la Reconquista, y enfrentó a las tropas de Ramiro I de Asturias contra las huestes de Abderramán II en el 844, en las proximidades de la localidad riojana de Clavijo.Santiago apareció con una espada de fuego en la mano cuando la lucha parecía irremediablemente perdida ante los invasores árabes, que finalmente huyeron despavoridos ante tan fantasmagórica visión. Asimismo, se logró también el fin del “tributo de las cien doncellas” que habían de ser entregadas a los musulmanes cada año.

Fotografías del Camarín de Santiago Caballero

Historia del Camarín de Santiago Caballero

El Camarín de Santiago Caballero es quizás la más pequeña de las capillas de la Catedral hoy destinadas a la veneración de una imagen.

Camarín de Santiago Matamoros con su reja abierta
Camarín de Santiago Matamoros con su reja abierta

Se encuentra en el brazo norte del transepto, y su reducido tamaño hace que no se pueda acceder ni circular por él, e imposibilita también la colocación de cualquier tipo de retablo.

Alberga solamente una estatua ecuestre del apóstol Santiago en su iconografía de Santiago Caballero o Matamoros.

Detalle la figura de Santiago Matamoros en su camarín sin las flores que la suelen tapar parcialmente.
Detalle la figura de Santiago Matamoros en su camarín sin las flores que la suelen tapar parcialmente.

Se trata de una imagen procesional de buena factura, obra de José Gambino, el último gran maestro de la imaginería barroca gallega ya en época del rococó.

Este “paso” pertenece al gremio de los azabacheros y es objeto de gran devoción, lo cual explica la cantidad de candelas que se encendían ante ella.

Hoy en día, por motivos de seguridad y para evitar los humos que ennegrecían su blanco corcel, han sido substituidas por candelas eléctricas.

Iconográficamente, Santiago caballero o matamoros hace referencia a la milagrosa intervención de Santiago a lomos de su caballo blanco en la Batalla de Clavijo, recordada también en un tímpano medieval al lado sur del transepto, junto a una de las puertas de acceso al claustro.

Según la tradición, la legendaria batalla tuvo lugar en los albores de la Reconquista, y enfrentó a las tropas de Ramiro I de Asturias contra las huestes de Abderramán II en el 844, en las proximidades de la localidad riojana de Clavijo. Santiago apareció con una espada de fuego en la mano cuando la lucha parecía irremediablemente perdida ante los invasores árabes, que finalmente huyeron despavoridos ante tan fantasmagórica visión.

Asimismo, se logró también el fin del “tributo de las cien doncellas” que habían de ser entregadas a los musulmanes cada año.

Esta milagrosa y divina intervención justificaría el  llamado “Voto de Santiago”, instaurado en realidad en el siglo XIII, que tantos fondos y beneficios aportó a la iglesia de Santiago.

Esta pequeña capilla no se construyó con fines iconográficos, ya que  originalmente era un espacio que formaba parte de una entrada a la antigua capilla gótica de Lope de Mendoza, situada en el emplazamiento que hoy ocupa la capilla de la Comunión, de estilo neoclásico.

Se trataba de una entrada ya de estilo manierista, como se puede observar en la arquitectura que rodea la hornacina de Santiago Matamoros.

A su izquierda, tapiada y con un confesionario delante, había una antigua puerta cegada que permitía acceder a una de las antiguas torres de la catedral medieval.

El espacio que ocupa este camarín se encuentra acotado por medio de una reja del siglo XVIII para la que se aprovecharon algunos fragmentos de la reja que cerraba la capilla mayor y el coro desde el siglo XVI, obra ésta de Guillén de Bourse y Pedro Flamenco, que trabajaron en ella desde el año 1540.

Recientemente se ha colocado sobre este oratorio una placa de bronce con dos bustos en relieve de marcado realismo que conmemora las visitas a Santiago de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.

El camarín de Santiago Matamoros se abre en el brazo norte del transepto
El camarín de Santiago Matamoros se abre en el brazo norte del transepto
Placa de bronce conmemorativa de las visitas de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI a Santiago colocada sobre el camarín de Santiago Matamoros
Placa de bronce conmemorativa de las visitas de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI a Santiago colocada sobre el camarín de Santiago Matamoros