Capilla de Nuestra Señora la Blanca

Vista general de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca con su retablo neogótico al fondo, y sus sepulcros góticos a la izquierda
Detalle de los sepulcros sobre animales y bajo arcos apuntados en el muro norte de la capilla y bajo una ventana abierta con posterioridad a ellos.
previous arrow
next arrow
Slider

Entre la capilla del Salvador, en la que se iniciaron las obras de la nueva catedral románica allá por el 1075, y la de San Juan, quedó un espacio irregular que ya en época gótica fue aprovechado para una nueva capilla, llamada de Nuestra Señora la Blanca, o de los España.

La segunda denominación procede de la errónea atribución de su fundación a Juan de España, a finales del siglo XIII. En realidad, esta capilla fue fundada cien años después gracias a Juan Miguélez, y parece ser que era el espacio en el que los plateros celebraban la función del día dedicado a su patrono, San Eloy.

Detalle de la bóveda de crucería que cubre la capilla de Nuestra Señora la Blanca.
Detalle de la bóveda de crucería que cubre la capilla de Nuestra Señora la Blanca.

El estilo gótico con el que fue construida esta capilla queda claramente evidenciado por la bóveda de crucería cuatripartita, cuya clave está decorada con hojarasca, y que descansa sobre capiteles con hojas o esquemáticas figuras antropomorfas.

Nada más entrar, saltan a la vista los cubículos que, bajo arcos apuntados, albergan sepulcros que flanquean la capilla, los cuales datan de los posteriores siglos XVI y XVII.

Estos sencillos sarcófagos de piedra, a diferencia de muchos de los sepulcros de la catedral, están aquí cubiertos con una losa a dos aguas, sin estatuas yacentes.

Sin embargo, llama la atención que se levanten sobre animales salvajes, bastante deteriorados, entre los que incluso parece distinguirse un ser de facciones simiescas.

Detalle de los sepulcros sobre animales y bajo arcos apuntados en el muro norte de la capilla
Detalle de los sepulcros sobre animales y bajo arcos apuntados en el muro norte de la capilla

Son las tumbas de Juan de España, de Juan Osorio y de Martín Romero de Figueroa, ésta última ya del siglo XVII.

Ya entrado el siglo XVIII, se le encargó a José Malvárez la realización de un retablo, pero no es el que hoy ocupa el fondo de la capilla.

El actual retablo es de estilo neogótico, y se lo debemos a Maximino Magariños, quien trabajó también en otras capillas de la catedral.

Retablo neogótico de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca
Retablo neogótico de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca

Levantado en 1906, ofrece relieves en su parte inferior e, igual que el antiguo retablo de Malvárez, acoge en el centro la imagen titular de la capilla, obra que se encargó al escultor compostelano Gregorio Fernández Prieto.

Para acceder a la capilla hay que atravesar otra interesante reja, que informa en su cerrojo de que fue realizada por Clemente Lorenzo, miembro de un antiguo linaje de buenos herreros de Compostela, en el año 1725.

Sobre este acceso se colocó en el año 1211 una de las cruces de consagración de la catedral, labrada en madera.

Situación de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca
Situación de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer

Entradas relacionadas

Deja un comentario