Retablo neogótico al fondo, y sus sepulcros góticos a la izquerda
Vista general de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca con su retablo neogótico al fondo, y sus sepulcros góticos a la izquerda

Capilla de Nuestra Señora la Blanca

Resumen:

La Capilla de Nuestra Señora la Blanca, ubicada entre las capillas del Salvador y San Juan en la Catedral de Santiago, fue construida en estilo gótico en el siglo XIII. Aunque erróneamente atribuida a Juan de España, fue fundada por Juan Miguélez cien años después. La capilla presenta una bóveda de crucería cuatripartita con decoración de hojarasca en la clave y capiteles adornados con hojas y figuras antropomorfas.

En su interior, se encuentran sepulcros datados en los siglos XVI y XVII, destacando los de Juan de España, Juan Osorio y Martín Romero de Figueroa, elevados sobre animales salvajes. En el siglo XVIII, José Malvárez recibió el encargo de realizar un retablo, pero el actual de estilo neogótico, obra de Maximino Magariños y erigido en 1906, contiene relieves y la imagen titular esculpida por Gregorio Fernández Prieto. El acceso a la capilla está protegido por una reja realizada por Clemente Lorenzo en 1725, y sobre este acceso se colocó en 1211 una cruz de consagración de madera.



Historia de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca

Entre la capilla del Salvador, en la que se iniciaron las obras de la nueva catedral románica allá por el 1075, y la de San Juan, quedó un espacio irregular que ya en época gótica fue aprovechado para una nueva capilla, llamada de Nuestra Señora la Blanca, o de los España. La segunda denominación procede de la errónea atribución de su fundación a Juan de España, a finales del siglo XIII. En realidad, esta capilla fue fundada cien años después gracias a Juan Miguélez, y parece ser que era el espacio en el que los plateros celebraban la función del día dedicado a su patrono, San Eloy.

El estilo gótico con el que fue construida esta capilla queda claramente evidenciado por la bóveda de crucería cuatripartita, cuya clave está decorada con hojarasca, y que descansa sobre capiteles con hojas o esquemáticas figuras antropomorfas.

Detalle de la bóveda de crucería que cubre la capilla de Nuestra Señora la Blanca.
Detalle de la bóveda de crucería que cubre la capilla de Nuestra Señora la Blanca.
Vista de la clave de la bóveda de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca.
Vista de la clave de la bóveda de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca a través de un vano románico desde la capilla contigua.

Nada más entrar, saltan a la vista los cubículos que, bajo arcos apuntados, albergan sepulcros que flanquean la capilla, los cuales datan de los posteriores siglos XVI y XVII. Estos sencillos sarcófagos de piedra, a diferencia de muchos de los sepulcros de la catedral, están aquí cubiertos con una losa a dos aguas, sin estatuas yacentes. Sin embargo, llama la atención que se levanten sobre animales salvajes, bastante deteriorados, entre los que incluso parece distinguirse un ser de facciones simiescas. Son las tumbas de Juan de España, de Juan Osorio y de Martín Romero de Figueroa, ésta última ya del siglo XVII.

Detalle de los sepulcros sobre animales y bajo arcos apuntados en el muro norte de la capilla
Detalle de los sepulcros sobre animales y bajo arcos apuntados en el muro norte de la capilla
Capilla de Nuestra Señora la Blanca. Detalle de los extraños seres que soportan los sepulcros.
Capilla de Nuestra Señora la Blanca. Detalle de los extraños seres que soportan los sepulcros.

Ya entrado el siglo XVIII, se le encargó a José Malvárez la realización de un retablo, pero no es el que hoy ocupa el fondo de la capilla. El actual retablo es de estilo neogótico, y se lo debemos a Maximino Magariños, quien trabajó también en otras capillas de la catedral. Levantado en 1906, ofrece relieves en su parte inferior e, igual que el antiguo retablo de Malvárez, acoge en el centro la imagen titular de la capilla, obra que se encargó al escultor compostelano Gregorio Fernández Prieto.

El actual retablo es de estilo neogótico, y se lo debemos a Maximino Magariños.
El actual retablo es de estilo neogótico, y se lo debemos a Maximino Magariños, quien trabajó también en otras capillas de la catedral. Levantado en 1906, ofrece relieves en su parte inferior e, igual que el antiguo retablo de Malvárez, acoge en el centro la imagen titular de la capilla, obra que se encargó al escultor compostelano Gregorio Fernández Prieto.

Para acceder a la capilla hay que atravesar otra interesante reja, que informa en su cerrojo de que fue realizada por Clemente Lorenzo, miembro de un antiguo linaje de buenos herreros de Compostela, en el año 1725. Sobre este acceso se colocó en el año 1211 una de las cruces de consagración de la catedral, labrada en madera.

Capilla de Nra. Señora la Blanca o de los España. En el cerrojo de su reja está escrito que la hizo Clemente Lorenzo en 1725.
Capilla de Nra. Señora la Blanca o de los España. En el cerrojo de su reja está escrito que la hizo Clemente Lorenzo en 1725. Sobre ella, una cruz de consagración de la catedral

Capillas de la Catedral

Descubre un universo de devoción y arte en cada rincón de las capillas de la majestuosa Catedral de Santiago de Compostela. Cada una de estas santuarios es un tesoro único que encierra siglos de historia y espiritualidad. Desde la exquisita Capilla Mayor, adornada con relieves de una delicadeza incomparable, hasta la íntima Capilla del Pilar, donde la luz danza sobre antiguos altares, cada espacio invita a la contemplación y la reverencia. Las capillas laterales, con sus retablos de talla dorada y sus vívidos frescos, son como galerías de arte sacro que inspiran y conmueven a quienes las visitan. En cada piedra, en cada detalle, se siente la presencia de aquellos que, a lo largo de los siglos, han encontrado consuelo y esperanza entre estas paredes sagradas. ¡Una experiencia que te transportará a un mundo de fe y maravilla!